BOMBA VERTICAL OCEÁNICA EN REMOLINOS DE MESOESCALA. PROYECTO PUMP

La Universidad de las Palmas de Gran Canaria, junto con el Instituto de Ciencias Marinas de Vigo IIM-CSIC ambos en España, la Universidad de California en Los Ángeles-Estados Unidos, el Centro Helmotz de Investigación Oceanográfica-Geomar de Kiel en Alemania, el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada en México y el Real Instituto de Investigaciones Marinas de Holanda se han unido para realizar una campaña oceanografía a bordo del Buque de Investigación Oceanográfico Hésperides de la Armada Española durante tres semanas, del 31 de agosto hasta el 23 de septiembre de 2014 en el sur de las Islas Canarias, España, con el objetivo de estudiar la Bomba Vertical Oceánica en remolinos de mesoscala.

El llamado Corredor de Remolinos de Canarias se desarrolla en aguas del archipiélago, es una estructura permanente en el Océano Atlántico subtropical oriental, consiste en una fila de remolinos que se desplazan lentamente hacia el oeste, viajan desde el sur de las Islas Canarias hasta al menos, el medio del Océano Atlántico. Se forman por el choque de las corrientes canarias marinas y los vientos alisios con las islas y se generan con mayor frecuencia en primavera y en verano.

Los remolinos, también llamados “eddies” son estructuras con un diámetro entre 100 y 200 kilómetros y con unas profundidades de hasta 300 y 700 metros. Hay que distinguir dos tipos, los ciclónicos y los anticiclónicos, estos dominan sobre los primeros siendo más estables y girando en sentido a las agujas del reloj, a diferencia de los primeros. Los remolinos anticiclónicos bombean el abono desde el océano profundo oscuro al iluminado superficial generando una explosión de vida. Son verdaderos oasis de vida en medio del océano, hacen emerger desde el océano aguas ricas en nutrientes y propicias para el crecimiento del plancton.

El proyecto PUMP está orientado en determinar el bombeo y su efecto sobre el ecosistema con particular atención al plancton vegetal, base de la cadena alimenticia en el océano. ¿Qué carga de vida puede llevar un remolino y cuáles son los mecanismos asociados? Su objetivo es medir la huella tridimensional de los remolinos que se forman, ver como se generan y obtener datos en cuanto a temperatura del agua, salinidad, ecosistema y campo de corrientes, entre otros parámetros.

Los científicos están centrados en tres enormes remolinos oceánicos que en este momento están activos 300 millas al suroeste de las islas. El principal es un remolino anticiclónico que emerge desde profundidades de alrededor de 300 metros y mueve masas de agua tremendas de hasta un millón de metros cúbicos por segundo. Las corrientes máximas que genera no superan los 10 kilómetros por día, y se pueden observar gracias al desarrollo de la Oceanografía por satélite, desde el espacio, gracias al desnivel que generan en la superficie del mar, 20 centímetros en 100 kilómetros.

A la espera de datos y nuevas conclusiones…

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat